Merece la pena ver cualquier vídeo que haga  Steph Gilmore, pero cuando la 7 veces campeona del mundo la vemos surfear tubos perfectos, nos demuestra que nadie la ha regalado nada. Es una maravilla poder disfrutar de su surfing.

Share This