Todos conocemos al francés Benjamin Sanchis que pasó a la historia del surf con su record de surfear la bestia Nazaré con 33 metros. Pero en esta ocasión, nos deleita con otra ola que todos conocemos muy bien por su gran potencial y peligro que enmascara su belleza.

Share This